Desde esta sección encontrarás artículos relacionados con el running y la salud física a través de la visión de este corredor,
especialista en Medicina Familiar y Comunitaria que se gana la vida como médico de Urgencias.

 

A los médicos se nos presupone un amplio conocimiento sobre enfermedades y tratamientos. En las tradiciones heredadas, aprendidas y perfeccionadas nos sentimos cómodos llegando a diagnósticos y prescribiendo tratamientos, donde las píldoras parecen ser el eje del equilibrio perdido en ciertas patologías.

Sin embargo, soy un confeso promotor del beneficio del ejercicio físico sobre los estados mentales y de salud, por lo que aunque los médicos no recetemos trotes ni carreras populares, estoy convencido del poder terapéutico del running.

A continuación y tras leer artículos y literatura sobre el running y los beneficios sobre la salud, comparto un decálogo para que nos cargue de razones y encontramos en los kilómetros sobre el asfalto y senderos una medicina a tener en cuenta.

El running disminuye la mortalidad:

Cuántas veces hemos escuchado consejos (recomendables) para vivir más como “deje de fumar, controle su tensión, pierda peso. Todo esto es cierto, pero a esta lista de recomendaciones podría añadirse la prescripción del running. Y es que está demostrado que correr consigue alargar la esperanza de vida en personas mayores de 50 años por encima de un año en los hombres y algo más de tres años y medio en las mujeres, equiparándose a los beneficiosos efectos de dejar de fumar, perder peso o controlar ciertos factores de riesgo cardiovasculares.

El running mejora la calidad de vida:

Vivimos en una sociedad enferma a nivel mental donde el estrés, la ansiedad y la depresión dan apellido a muchas personas. Hay estudios que demuestran que la práctica del running disminuye todos estos síntomas siendo un buen complemento para darle calidad a nuestros años de vida.

El running mejora aspectos cardiovasculares:

Si uno hace caso a la televisión, parece que entregándonos a un yogur milagroso vamos a conseguir controlar nuestros niveles de colesterol, pudiendo dar la imagen errónea de barra libre a cambio del consumo de ciertos productos milagros. Pero por desgracia, no hay ningún producto mágico que consiga esto, sino un estilo de vida saludable donde el running se convierte en un eslabón básico. Y es que está demostrado que correr disminuye la prevalancia de enfermedades coronarias que se han convertido en la principal causa de mortalidad (obesidad, infartos, ictus, diabetes…). Y es que el running disminuye entre muchas cosas los niveles del famoso colesterol malo (LDL), el riesgo de trombosis, la tensión arterial o ciertos marcadores inflamatorios que condicionan aterosclerosis y por lo tanto infartos de miocardio.

El running  mejora o disminuye el riesgo de enfermedades como la diabetes:

Correr mejora la tolerancia de nuestro cuerpo a los hidratos de carbono, por lo que mejora el control de la glucemia, la sensibilidad a la insulina siendo una herramienta importante para prevenir el desarrollo de la Diabetes tipo 2. Incluso en diabéticos, correr resulta beneficioso ya que disminuye las necesidades externas de insulina.

El running es un factor protector frente al cáncer:

El cáncer se ha convertido por méritos propios en uno de los mayores temores de la sociedad. Cada vez vivimos más, por lo que el riesgo de desarrollar un cáncer es mayor, a lo que habría que añadirse nuestro estilo de vida. Parece contrastado que la práctica de ejercicio parece disminuir la incidencia de tumores de mama, próstata, colon o páncreas. Además hay ciertas corrientes que defienden que mejoran la calidad de vida de los pacientes que se encuentran en fases de tratamiento ante ciertos tipos de cáncer.

El running es una gran medicina contra la obesidad:

La obesidad es otra de las epidemias actuales. Practicar el running es un medio perfecto para eliminar el exceso de los kilos de más que torturan mentalmente a muchos, pero que sobre todo castigan físicamente a todos.

El running sirve como antídoto frente a la osteoporosis:

A ciertas edades y sobre todo en las mujeres tras la menopausia, la fragilidad de los huesos se convierte en un problema conocido como osteoporosis. El running evita o difiere su aparición, favoreciendo la mineralización ósea y previniendo fracturas de cadera.

El running es un buen sustitutivo de ciertas adicciones como el tabaco:

En el hábito de correr podemos encontrar un aliado clave para vencer la tentación del cigarro. Además se achaca al dejar de fumar la ganancia de peso, por lo que el running contrarrestaría este efecto, por lo que se potenciarían sus beneficios físicos con los mentales.

El running es un bálsamo para nuestra salud e higiene mental:

El hábito de correr parece que reduce o al menos minimiza el riesgo de sufrir demencia o deterioro cognitivo a edades adultas. Por lo que al ser parte de una sociedad con mayor esperanza de vida, parece más que recomendable coger el hábito de correr.

El running como activador natural:

Correr acelera nuestro metabolismo, mejora el nivel de nuestra piel, fomenta la liberación de endorfinas, aumenta nuestro nivel de felicidad, el deseo sexual, combate la celulitis, mejora la autoestima.

 

 

    www.lovelyrunners.com

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 "Cuando la MENTE se une con el CORAZÓN todo es posible"

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.