Paseando por el mercado vi unas almejas muy vivas que despertaron mi neurona cocinita y así fue como elaboré por primera vez este plato.

Pasta y marisco… una combinación exquisita !

Tiempo de preparación: 30 minutos.
Dificultad: Media

 

INGREDIENTES para 2 personas

250 gr de espaguetis
200 gr. de gambas arroceras
250 gr. de almejas
Vino blanco
Aceite de oliva virgen extra
Sal
2 dientes de ajo
Guindilla
Perejil fresco

Elaboración paso a paso

1. En primer lugar pela las gambas, échale un poquito de sal y  reserva las cabezas.
2. A continuación vamos a abrir las almejas las cuáles has puesto en agua con sal unas horas antes. Para ello, en una sartén  vierte un chorrito de vino blanco y echa las almejas. Tápalas con la tapadera  y déjalas que se abran removiendo de vez en cuando durante unos 3 minutos. Las que pasadas ese tiempo no se haya abierto directamente a la basura.
2. Saca las almejas a un recipiente con una espumadera y cuela el caldo. Para ello puedes utilizar una servilleta de cocina o un filtro de cafetera. Reservamos algunas almejas con cáscara y otras sin ella.
3. En una olla echa un litro de agua con sal por cada 100 gramos de espaguetis. Cuando el agua esté en plena ebullición agrega una cucharada de sal y seguidamente la pasta. Remover durante la cocción. Cocer durante 8 minutos si nos gusta la pasta al dente o durante unos 10 minutos si nos gusta suave.  Sacar los espaguetis y escurrir.
4. A continuación prepara tu propio aceite de marisco (es muy fácil y le dará un toque de calidad extra a la receta): En un cazo, vierte aceite de oliva virgen, y a continuación las cabezas de las gambas. 
Pon a fuego medio, y ve moviendo y presionando las cabezas con una cuchara de madera, para que suelten el jugo.
Cocina unos minutos y cuela el aceite. Sencillo, ¿no?
5. Echa el aceite de marisco en una sartén, añade una guindilla y dos dientes de ajo picado y sofríe.
6. Añade las gambas peladas.
7. Cuando adquieran un color apetecible añade los espaguetis y las almejas. Espolvorea con un poco de perejil picado fresco y remueve bien para que los sabores se mezclen.

*Sabemos que la vida de hoy en día tiene muchas exigencias, así que si no tienes muchas ganas o tu tiempo es escaso, puedes saltarte el paso número 4 y pasar directamente al paso número 5 empleando directamente aceite de oliva virgen extra.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.